Consejos, Fibras, Moda, Técnicas

Cómo tejer un volante a dos agujas

Hoy compartimos con vosotras cómo tejer un volante, de manera sencilla, a dos agujas.

¿Y por qué un volante?

Porque es una técnica sencilla que tiene muchas aplicaciones. Como siempre nos gusta que un mismo concepto os pueda servir para tener siempre un poquito de inspiración, pero además para que puedas ponerlo en práctica en diferentes tipos de proyectos.

Y es que tejer este sencillo volante puede hacer que tu prenda cambie y que tenga un toque distinto según dónde lo coloques.

Pero primero veamos qué necesitas para tejerlo:

En primer lugar, necesitarás 2 grosores de aguja diferentes, con una diferencia de al menos un nº entre ellas (o también puede ser medio nº, según tu propia tensión).

Nosotros hemos tejido la muestra con nuestro algodón Cotton Fresh, que le pongas lo que le pongas siempre queda bien.

Para la muestra hemos montado 32 puntos en el grosor de aguja mayor (debes montar un nº de puntos par).

Y hemos tejido 7 vueltas en punto derecho, estas vueltas, que deben ser siempre un nº impar, son las que corresponden al volante, por lo que si quieres tejerlo más largo debes añadir más vueltas.

En la vuelta 8 cambia al grosor de aguja más pequeño, esta vuelta debes tejerla al completo en punto revés, con la peculiaridad de que debes hacer 2 puntos juntos del revés desde el principio hasta el final de la vuelta. Te quedarán 16 puntos.

A continuación, a partir de la vuelta 9 teje en Punto Liso, siendo las vueltas impares al derecho y las pares al revés, de todos modos, puedes utilizar otro tipo de punto para después del volante. Esta es una muestra de ejemplo.

¿Quieres hacer un volante más pronunciado? Monta más puntos, por ejemplo, si montamos 36 puntos, y seguimos los mismos pasos hasta llegar a la V8,  en la que en vez de hacer 2 puntos del revés, haríamos 3 puntos juntos del revés desde el inicio hasta el final de la vuelta, conseguirás que el volante se vea más acentuado.

Como ves es un detalle resultón y muy fácil de tejer.

¿Y cómo podemos aplicar el volante a nuestros proyectos?

El volante puede ser el borde de una prenda, un top, pero también pueden ser unas mangas, o el detalle que diferencie a tu bufanda… En prendas infantiles también funciona muy bien.

Puedes personalizarlo más aún si piensas en combinar colores. No hay límites para tu imaginación.

Ahora toca tejer, hacer la muestra y pensar en qué proyecto quieres aplicarlo.

Si continúas navegando en esta web, es que aceptas que usemos cookies o tecnologías similares para poder medir qué te gusta ver y hacer estadísticas. A nosotros nos ayuda a poder medir audiencias para ofrecerte contenidos acordes a tus intereses. Para más información, consulta nuestra Política de Privacidad y Cookies

Acepto